Entradas

Augusto 4

Imagen
Historias de terror
Las proscripciones causaron muchas víctimas y proporcionaron multitud de historias dramáticas, de heroicidad y traición, de deslealtad familiar, de amigos que delataron a amigos, esclavos que asesinaron a sus amos, y muchas atrocidades más; auténticas historias de terror que darían para llenar muchos libros. Vamos a recoger aquí, muy resumidamente, algunas de ellas.
-Se cuenta que un niño fue asesinado camino del colegio. Otro murió el dia de la ceremonia que lo convertiría en hombre. Eran niños que habían heredado fortunas. Un joven llamado Atilio había heredado una gran fortuna al morir su padre. No tardó en ver su nombre añadido a la lista de proscritos. Los esclavos le abandonaron y entonces acudió a su madre que tampoco quiso cobijarle por miedo. Después de esto, no quiso pedirle ayuda a nadie más y huyó a las montañas, pero fue hecho prisionero por unos traficantes de esclavos. Vendido y obligado a trabajar duro, después de haber crecido rodeado de comodidade…

Augusto 3

Imagen
La batalla de Mutina
En febrero, Octaviano marchó con su ejército de veteranos, que ya era un ejército legal, al haber obtenido el cargo de propretor, a reunirse con las fuerzas del cónsul Hircio. El otro cónsul, Pansa, se quedaría para reclutar otras cuatro legiones. Y mientras marchaba, reflexionaba sobre ciertas cuestiones, porque Octaviano era joven, pero no estúpido, y sabía que lo estaban utilizando. Apiano cuenta que se dio cuenta que lo estaban tratando como a un niño. ¿Realmente le convenía acudir a luchar contra Marco Antonio, el cual no hacía otra cosa que atosigar a uno de los asesinos de su tío? Y si acababan con el ex cónsul ¿qué sacaría él con todo esto? Una vez aniquilado el enemigo del senado ya no les sería útil. ¿De qué forma iba a conseguir hacerse con el legado político de Julio César? Quizás el verdadero enemigo no era Marco Antonio, éste solo lo era de la república, igual que lo era él, Octaviano. Una vez se hubo reunido con Hircio, se dio cuenta de otro detall…

Augusto 2

Imagen
La decisión de Octavio
A la carta donde se le informaba de la muerte de su tío abuelo le siguió otra donde su padrastro Filipo le daba algunos detalles más de cómo estaban las cosas por Roma. El senado, siguiendo los consejos de Cicerón había aprobado una amnistía para los asesinos y no serían perseguidos. Sin embargo, durante el funeral, la gente pareció enloquecer y pidió venganza. Las propias legiones tuvieron que intervenir para calmar los ánimos. Pero, ¿qué estaba ocurriendo en Roma después del asesinato? Lo que ocurría era que había miedo, pues rara vez se cometía un asesinato en el que además no murieran seguidores o familiares del asesinado. El propio Marco Antonio se ocultó varios días por temor a ser la siguiente víctima, pues el consulado, entre otros favores, se los debía a César. Pero esta vez sería distinto. Los asesinos creían haber librado a la república de un tirano y que el pueblo se lo agradecería, así que, con la víctima principal bastaba. Pero el pueblo reaccionó …

Una civilización avanzada a su tiempo

Imagen
Hacia el año 750 a. C. Roma era un pequeño poblado de apenas una docena de chozas diseminadas por las laderas del monte Palatino y otras seis colinas más. Era aquel un lugar excelente y bien defendido, con el río Tíber y una serie de lagos bañando unas excelentes tierras de cultivo. Poco a poco, todas las comunidades del monte Palatino y demás poblados de colinas vecinas llegaron a formar un importante núcleo hasta formar Rumon (Roma) que significa la ciudad del río; nombre también asociado a su legendario fundador, Rómulo.
Pero, ¿no había nadie en la península Itálica cuando llegaron hasta allí los fundadores de Roma? Sí, los etruscos, unas tribus de las que nadie tiene claro su procedencia y que formaban una especie de confederación, pero nada que se le parezca a una auténtica estructura de estado. Roma, en principio, no era más que otra ciudad etrusca, pero el carácter de sus habitantes pronto la hizo destacar. El romano tenía dotes de organización innovadoras revolucionarias para…

Augusto 1

Imagen
¿Quién fue el primer emperador romano?
Fácil. La respuesta es: Augusto. Aunque hay quien cree que fue Julio César; razones no faltan para creerlo. Pero no; fue Augusto. Claro que, esa solamente es la respuesta oficial, según la historiografía moderna, porque dar una respuesta absoluta a este tema puede ser bastante complejo. Podría incluso afirmarse que, oficialmente, nadie en Roma obtuvo nunca el título de emperador. Adjudicar y ostentar ese título (o uno equivalente que tuviera el significado actual) era tanto como proclamar que la república romana había vuelto de nuevo a ser monárquica, y la monarquía era algo a lo que los romanos tenían pavor. El propio Julio César, ya lo hemos visto, fue asesinado por miedo a que se pudiera proclamar rey. 
Para empezar, el título de imperator (que no tenía ni de lejos el significado que se le da hoy) se le otorgaba a quienes tenían el mando del ejército fuera de los límites de Roma, es decir, en los territorios conquistados que pasaban a ser prov…

José Javier Esparza - Historia ilustrada de los Tercios

Imagen
La aventura de la infantería española desde los tiempos del Gran Capitán, a principios del siglo XVI, hasta la disolución formal de los tercios dos siglos después. La pluma de José Javier Esparza y el pincel de José Ferrer Clauzel, como si ambos hubieran estado allí -quizá lo estuvieron-, nos explican cómo se construyó el mejor ejército del mundo, quiénes eran aquellos hombres -y aquellas mujeres-, cómo combatían, cómo se vestían, cómo vivían y cómo vivían, por qué y desde cuándo los tercios se llamaron así, cómo se usaba un arcabúz y una pica, por qué hacíamos la guerra a Italia, cómo peleaba la primera infantería de marina de la historia y cómo se hacía un asedio en Flandes. Una lección de historia militar que es también un fascinante paseo por dos siglos de Historia de España.
A la venta en noviembre

Arturo Pérez-Reverte - Eva (Falcó 2)

Imagen
Marzo de 1937. Mientras la Guerra Civil sigue su trágico curso, una nueva misión lleva a Lorenzo Falcó hasta Tánger, turbulenta encrucijada de espías, tráficos ilícitos y conspiraciones, con el encargo de conseguir que el capitán de un barco cargado con oro del Banco de España cambie de bandera. Espías nacionales, republicanos y soviéticos, hombres y mujeres, se enfrentan en una guerra oscura y sucia en la que acabarán regresando peligrosos fantasmas del pasado. Tras el éxito internacional deFalcó, realidad y ficción vuelven a enlazarse magistralmente con el talento literario de Arturo Pérez-Reverte en esta asombrosa novela de lectura fascinante.
«No me tengas por una de esas burguesitas perdidas entre las filas obreras. Soy una agente soviética, y tus criminales jefes fascistas podrían pedirte cuentas.»


Nº de páginas: 400 págs.Editorial: ALFAGUARALengua: CASTELLANOISBN: 9788420419572

Ken Follett - Una columna de fuego

Imagen
La saga de Los pilares de la Tierra Un mundo sin fin, que ha cautivado a millones de lectores, prosigue ahora con una magistral nueva historia. Una columna de fuego arranca cuando el joven Ned Willard regresa a su hogar en Kingsbridge por Navidad. Corre el año 1558, un año que trastocará la vida de Ned y que cambiará Europa para siempre. Las antiguas piedras de la catedral de Kingsbridge contemplan una ciudad dividida por el odio religioso. Los principios elevados chocan con la amistad, la lealtad y el amor, y provocan derramamientos de sangre. Ned se encuentra de pronto en el bando contrario al de la muchacha con quien anhela casarse, Margery Fitzgerald. Cuando Isabel I llega al trono, toda Europa se vuelve en contra de Inglaterra. La joven monarca, astuta y decidida, organiza el primer servicio secreto del país para estar avisada ante cualquier indicio de intrigas homicidas, levantamientos o planes de invasión. En París, a la espera, se encuentra la seductora y obstinada María Estu…

Las letras del himno español

Imagen
El himno de España, la Marcha Granadera, es uno de los más antiguos de Europa y data al menos de 1761; declarada por Carlos III Marcha de Honor el 3 de septiembre de 1770 para ir convirtiéndose, por costumbre popular, en el himno nacional. Es además uno de los tres del mundo, junto al de San Marino y Bosnia-Herzegovina, que no tienen letra. Eso es lo que se suele decir, aunque, eso no es del todo cierto.
Para el himno español se han escrito al menos siete letras, quizás más, de las cuales, una de ellas, seguramente es recordada por los que ya tenemos cierta edad, ya que la cantabamos cada mañana a la puerta del colegio, y fue lo más parecido que hayamos tenido a una letra oficial.

Vamos a ver una a una las siete letras más conocidas, algunas con más éxito que otras pero ninguna adoptada nunca oficialmente por ningún régimen ni gobierno. La primera de ellas data de 1843, la última de 2007, aunque según el diario ABC, el ministerio de cultura recibe constantemente nuevas propuestas, …