25 septiembre 2016

Cayo Julio César 9. Las costas de Britania


Después del encuentro con sus socios Craso y Pompeyo, César regresó al interior de las Galias donde se había ganado el favor de muchos de pueblos indígenas, y gracias a eso, sus legiones aumentaron al incorporarse a ellas un gran número de galos. Pero no todos los pueblos indígenas se pusieron de su parte; otros se mostraban hostiles, como los llamados vénetos, tribu asentada al sur de la Bretaña francesa, que no cesaban de hostigar a las legiones siempre que podían. No iba a ser fácil hacer entrar en razón a aquella tribu.

23 septiembre 2016

Los gemelos que fundaron una ciudad


Quienes hayan leído los relatos sobre El Juicio de Paris sabrán que cuando Troya fue destruida, sus supervivientes se establecieron, unos en la isla de Creta y otros en la península Itálica, los que llegaron a fundar la ciudad de Roma.
Y si no los has leído a qué esperas  CLIK

22 septiembre 2016

Cayo Julio César 8. Destino las Galias

Para antes de que acabase el consulado, César había conseguido un mando cum imperium como procónsul en la Galia Cisalpina y la Iliria. El proconsulado en las provincias romanas era la forma de huir de los posibles peligros a los que se exponían los cónsules una vez acabada la magistratura. Era, además, una forma de seguir haciendo méritos y sobre todo de enriquecerse. Julio César pasaría cinco años pacificando las Galias, una región que comprendía las actuales Francia, Países Bajos, Suiza y norte de Italia, poblada por infinidad de tribus célticas que no paraban de guerrear entre sí.

20 septiembre 2016

Cayo Julio César 7. El triunvirato

El llamado triunvirato fue un pacto secreto que poco a poco saldría a la luz y que los historiadores antiguos no dejaron de criticar. Tito Livio, por ejemplo, lo tachó de conspiración permanente; Dión Casio dijo que aquello fue un cartel electoral fraguado a la sombra; Floro, que fue un pacto para ocupar el Estado; Asinio Polión denunció que esta coalición marcó el inicio del ocaso republicano.

17 septiembre 2016

Cayo Julio César 6. Pompeyo el Magno

Pompeyo
Pompeyo fue considerado por algunos como otro Alejandro Magno por sus éxitos en Oriente, donde llegó a extender considerablemente las fronteras romanas; de hecho, se le llegó a conocer como Cneo Pompeyo Magnus. Cuando volvió a Italia con su fabuloso ejército, muchos fueron los que, temerosos, huyeron de Roma creyendo que a su llegada daría un golpe de estado, tal como hizo Sila. Pero, aunque deseoso de hacerse con el poder, no lo hizo, a pesar de que no podría aprovechar su gloria para presentar su candidatura para el consulado, ya que no hacía diez años todavía que había ocupado ese cargo y tendría que esperar al siguiente para presentarse de nuevo. Era una pena, porque, al año siguiente, quién sabe, muchos ya se habrían olvidado de él.

15 septiembre 2016

Cayo Julio César 5. Propretor en Hispania

Para Roma, conquistar un territorio era cuestión de poner el pie en él y apoderárselo por la fuerza, romanizarlo y ganarse su fidelidad era otra tarea bien distinta y a veces muy difícil. Para cuando Julio César llegó por segunda vez a la península Ibérica, los territorios romanizados eran la actual Andalucía y una parte de Extremadura y Portugal (Hispania Ulterior) y una buena franja que ocupaba todo el Levante hasta los Pirineos (Hispania Citerior). Todo lo demás seguía habitado por tribus indígenas sin romanizar y muchas de ellas en rebeldía contra los invasores.

13 septiembre 2016

Guerras Ibéricas - Aníbal

Nacido en Alejandría hacia el año 95 d.C., Apiano compuso su obra, ciertamente singular, bajo el título genérico de “Historia romana”. Su relato, estructurado no de acuerdo con un criterio cronológico, sino en torno a los diferentes pueblos y países que las legiones romanas fueron conquistando, abarcaba desde los comienzos de la historia de Roma hasta el acceso al poder de Vespasiano. De los veinticuatro libros de que constaba la obra, sólo se nos han transmitido, casi íntegramente, once, entre ellos los dos recogidos en este volumen: el VI, centrado en nuestra península y las guerras ibéricas (Sagunto, las campañas de Viriato, Numancia…), y el VII, consagrado a uno de los peores y más encarnizados enemigos de Roma: Aníbal.

10 septiembre 2016

Cayo Julio César 4. Edil, Máximo Pontífice y Pretor

El próximo cargo que iba a ocupar Julio César iba a ser el de edil curul, el edil encargado del mantenimiento de acueductos, templos, caminos, alcantarillados, suministro de grano, así como del correcto funcionamiento de las patrullas urbanas, los mercados, y la organización de los juegos públicos.

07 septiembre 2016

Cayo Julio César 3. La rebelión de los esclavos

Durante los próximos años, varios conflictos van a atraer a Roma de cabeza. Por una parte, Cneo Pompeyo acude a Hispania en ayuda de Quinto Cecilio Metelo para acabar con la rebelión anti siliana que mantiene Quinto Sertorio. Era parte de la campaña emprendida por Sila para acabar con todos los focos de resistencia contra el régimen optimate. Sertorio fue un miembro del gobierno de Cinna. En el 83 fue enviado a la Hispania Citerior (la provincia norte) como pretor, pero cuando Sila marcho dio el golpe de estado en Roma hubo muchos cambios y destituciones entre los adeptos a los populares. Gayo Valerio Flaco fue nombrado gobernador de la Citerior y Sertorio se convirtió entonces en un rebelde que dirigió la lucha contra el dictador.

06 septiembre 2016

Cayo Julio César 2. Secuestrado por los piratas

Sila ya había dejado el cargo de dictador, aún así, seguía siendo un hombre poderoso y Julio César temía permanecer en Roma ante posibles represalias, así que marchó a oriente al servicio del propretor Marco Minucio Termo, donde participó en el asedio de la ciudad de Mitilene, en la isla de Lesbos. Sila nunca imaginó que el joven Julio regresaría nada menos que con la corona cívica como reconocimiento a su valerosa actuación al lado de Marco Minucio.

Más leídos